Noticias y Servicios - Mercedes | 17 septiembre 2013

Ustarroz: “construir la paz es un trabajo de todos los días” al arribar Plan de Desarme

plandedesarme

El primer candidato a concejal por el Frente Mercedino para la Victoria, Juan Ignacio Ustarroz, aseguró que “construir la paz es un trabajo de todos los días” y agradeció, en ese sentido, la llegada del móvil del ‘Plan Nacional de Desarme’, que permanecerá en la ciudad desde este lunes y hasta el viernes 20 en el edificio de los Bomberos Voluntarios.

“La paz es un objetivo que se construye todos los días, cada uno desde su lugar, y la gestión para la llegada de este programa va en ese sentido. Desde el Frente Mercedino venimos desarrollando diferentes proyectos para mejorar la seguridad de nuestra ciudad, para recuperar la tranquilidad, y el ‘Plan Nacional de Desarme’, que viene siendo implementando con gran éxito desde hace seis años en distintos puntos de la Argentina, nos parece un aporte necesario y relevante”, relató ‘Juani’ Ustarroz.

El principal referente del Frente Mercedino estuvo en el lanzamiento del programa junto con el director del Registro Nacional de Armas y Municiones (RENAR), Matías Molle; y los concejales de su bloque Juan Pablo López Baggio, Roberto Cirillo y Celeste Burone.

“Nuestro equipo elabora ideas para atacar la inseguridad desde todos los aspectos. Con el tema de ‘violencia de género’, como lo hace Celeste. O con la actualización de un mapa del delito. O con las gestiones para instalar cámaras de seguridad en todos los accesos a Mercedes para ser conectadas al Centro de Monitoreo con que cuenta la Municipalidad. Para tener una ciudad más segura, que es lo que todos queremos, hay que articular acciones que ofrezcan un abordaje amplio y respuestas eficaces a cada punto”, agregó.

El puesto móvil del Plan Nacional de Desarme, integrado al programa Ciudades Seguras del Registro Nacional de Armas (RENAR) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y de la Secretaría de Asuntos Municipales del Interior y Transporte (bajo el lema “Una ciudad sin armas es una ciudad más segura”), estará desde este lunes y hasta el viernes 20 en los Bomberos Voluntarios, calle 22 entre 17 y 15, siempre de 8 a 13.

Como actividad final de la presencia del puesto en Mercedes, el viernes se hará un canje de juguetes bélicos por juegos didácticos y recreativos para los chicos. “Vamos a invitar a todas las escuelas y jardines para que participen de esta jornada de cierre, porque es una actividad que resume y simboliza el mensaje de este plan”, adelantó Burone.

Por su parte, Molle explicó: “Según diversos estudios, más del 60% de las muertes por armas de fuego se producen en situaciones de conflictos interpersonales. Es decir, entre 6 y 7 muertes de cada 10 producidas por armas de fuego se dan en discusiones familiares, entre amigos, en peleas callejeras. Es por eso que trabajamos en la reducción de armas en la sociedad, ya que ello se traduce en una reducción de las víctimas por armas de fuego”.

Molle recordó  que el Plan Nacional de Desarme fue implementado en 2007 por decisión del entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner; cuenta con el apoyo de organizaciones sociales y civiles que impulsan políticas de reducción del circulante de armas; y se transformó en una experiencia reconocida internacionalmente, al punto de tomarse como modelo y referencia en otros países de la región. Ahora, en el marco del programa Ciudades Seguras, la idea es que llegue a todos los rincones de la Argentina, sumando en los puestos móviles actividades de sensibilización y charlas con los vecinos.

“El plan está elegido como candidato para un importante premio que entregará dentro de unas semanas Naciones Unidas. Más allá de ser o no los ganadores, la nominación en sí habla de la eficacia del proyecto. Nos pone realmente orgullosos”, contó Molle.

El plan consiste en la entrega voluntaria y anónima de armas de fuego a cambio de un incentivo que va de los $ 200 a los $ 600, según tipo y calibre. En el momento de la entrega se toma el número de serie del arma, tipo y calibre con el fin de cotejar estos datos con el registro existente. Las armas con procesos judiciales pendientes son separadas y quedan sujetas a los procesos administrativos correspondientes.

Una vez entregadas, las armas son inmediatamente inutilizadas, para luego ser destruidas en un acto público. El material resultante de la destrucción se funde, se vende y se dona el dinero de la recaudación a la Fundación del Hospital pediátrico Garrahan.

A nivel nacional, a través de este programa, ya se recuperaron más de 148 mil armas y más de un millón de municiones. El Estado ya destruyó 135.443 armas provenientes de la entrega voluntaria y de causas judiciales. La política de destrucción busca eliminar las armas de fuego y evitar su regreso al circuito para ser utilizadas en situaciones violentas.

Los puestos móviles del RENAR, en lo que va de 2013, ya pasaron por ciudades de Tucumán, Córdoba, La Pampa, Chubut, Río Negro, San Luis, Santa Fe, Chaco, Jujuy, Salta y Misiones, además de varias localidades de la provincia de Buenos Aires. Para acceder a los demás puestos de recepción fijos y móviles, ingresar a: www.desarmevoluntario.gob.ar.

Fuente: Frente Mercedino

COMENTARIOS

Comentarios

Comentar noticia