Paco Urondo: m√°s cerca de la justicia

Paco Urondo
Paco Urondo

La pura verdad

Si ustedes lo permiten, prefiero seguir viviendo.

Después de todo y de pensarlo bien, no tengo motivos para quejarme o protestar: siempre he vivido en la gloria: nada importante me ha faltado.

Es cierto que nunca quise imposibles; enamorado de las cosas de este mundo con inconciencia, dolor, miedo y apremio.

La Justicia de Mendoza conden√≥ este jueves a prisi√≥n perpetua a cuatro acusados por cr√≠menes de lesa humanidad cometidos en esa provincia durante la √ļltima dictadura militar, entre ellos el del escritor, poeta y periodista Francisco «Paco» Urondo. La pena m√°xima, les fue impuesta por el Tribunal Oral Federal mendocino al comisario general retirado Juan Agust√≠n Oyarz√°bal, al ex comisario Eduardo Smaha y a los suboficiales policiales retirados Celustiano Lucero y Luis Alberto Rodr√≠guez. Las perpetuas fueron aplicadas al ser considerados cada uno de los imputados «coautor mediato penalmente responsable de los delitos de privaci√≥n abusiva de la libertad agravada, por violencia y amenazas», «imposici√≥n de tormentos agravada por la condici√≥n de perseguido pol√≠tico de la v√≠ctima» y «homicidio calificado con alevos√≠a por el concurso premeditado de dos o m√°s personas», definidos como casos de lesa humanidad. El Tribunal, resolvi√≥ adem√°s que los condenados cumplan sus respectivas penas en c√°rcel com√ļn.

Francisco ‚ÄúPaco‚ÄĚ Urondo naci√≥ en Santa Fe el 10 de Enero de 1930. Adem√°s de una gran producci√≥n po√©tica, escribi√≥ cinco obras de teatro, una novela, dos libros de cuentos y ensayos referidos a la situaci√≥n de la poes√≠a. Fue autor de La Patria Fusilada, un reportaje a los tres sobrevivientes de la masacre de Trelew de 1972, hecho en la c√°rcel de Devoto, la noche anterior de ser todos liberados por el gobierno de C√°mpora, en 1973.

Paco fue un intelectual que llevaba con pasi√≥n su compromiso militante. El dec√≠a que buscaba ‚ÄúLa palabra Justa‚ÄĚ, llevando su compromiso hacia la transformaci√≥n social.

Nada mejor que esta definici√≥n, para sintetizar a este poeta y militante que persegu√≠a la precisi√≥n en la b√ļsqueda de las palabras y justicia como objetivo de lucha.

Como hombre de la cultura fue Director del Departamento de Letras de la Facultad de Filosof√≠a y Letras de la UBA. Despu√©s, como periodista pas√≥ a ser el responsable pol√≠tico del diario «Noticias», hasta que se clausur√≥ la publicaci√≥n.

Con una trayectoria artística tan grande, autorizado y respetado, su sola condición le hubiese bastado para suscribir posiciones progresistas y críticas contra el sistema sin riesgo alguno, como lo hicieron la mayoría de los intelectuales de su tiempo.

Pero el asumi√≥ la voz del pueblo en su b√ļsqueda de justicia y dignidad, por eso se transformo en una de las v√≠ctimas m√°s c√©lebres y m√°s ocultadas de la dictadura.

Durante muchos a√Īos se trat√≥ de mostrar su asesinato como un enfrentamiento. Hoy sabemos la verdad: que una patrulla lo embosc√≥ y lo masacr√≥ a balazos.

Fue asesinado enamorado de la vida, convencido adem√°s que seguir√≠a viviendo en ‚Äúel coraz√≥n de una palabra‚ÄĚ, porque como el mismo dijo en sus poemas «futuro y memoria se vengar√°n alg√ļn d√≠a».

Despu√©s de la sentencia, Fernando Rule, militante por los derechos humanos y ex detenido pol√≠tico, indic√≥ que ‚Äúes un escal√≥n important√≠simo, creo que se acaba de producir un cambio en la cultura √©tico-pol√≠tica en la Argentina, un cambio en el sentido com√ļn de la gente. Ya nadie podr√° decir no sab√≠amos, ya nadie podr√° cometer estos cr√≠menes.‚ÄĚ

Fuente: Oficina de Derechos Humanos Mercedes

COMENTARIOS

Comentarios

También podría interesarte

Comentar noticia