Noticias y Servicios - Mercedes | 27 abril 2017
20 a帽os de SUTEBA

Una historia enterrada, inc贸moda de ser rescatada

Por Sergio Resqu铆n – Hace poco m谩s de un mes en el fragor del conflicto docente, hist贸rico, casi una bomba de tiempo habitual para cuanto gobierno patronal encabece el estado, se cumpli贸 un aniversario muy particular, que nadie record贸, al menos p煤blicamente. El SUTEBA, uno de los sindicatos que participan de la negociaci贸n con la gobernadora Vidal, cumpl铆a sus veinte a帽os en nuestra ciudad. Una historia enterrada que como sucede con algunas instituciones, trata infructuosamente, a veces de tapar aquello que no puede 鈥渄efender鈥 ni explicar, o resulta molesto recordar.

La cuesti贸n es que el SUTEBA pas贸 de sus veinte a帽os de existencia en Mercedes m谩s de la mitad de manera irregular: 鈥渃lausurado鈥 primero intervenido despu茅s. Es decir de 20 a帽os 11, con un funcionamiento en contra de los intereses de los afiliados. Esta historia enterrada explica muchos de los vicios de la lista 鈥淐eleste鈥 de Mar铆a S谩nchez, Yasky, Baradell. S铆, este 煤ltimo, el mismo que el gobierno de Macri / Vidal, eligi贸 para usar su desprestigio contra la docencia bonaerense.

En los comienzos 茅ramos Autoconvocados. Esta palabra que hist贸ricamente le genera urticaria a la burocracia sindical Celeste fue el embri贸n del SUTEBA en Mercedes. Eran 茅pocas de Ley Federal de Educaci贸n, empezaban a notarse los efectos nocivos antipedag贸gicos de la ley que fue la expresi贸n del neoliberalismo en materia escolar. En Mercedes solo la FEB, con su mirada atrofiada y verticalista, todav铆a con la conducci贸n de un personaje muy particular, Mar铆a Ferrabosco enquistada en la Federaci贸n con sus criterios 鈥減rofesionalistas鈥 de la docencia, anacr贸nicos desde ya con un docente que ya hab铆a cambiado su condici贸n en la sociedad ,.Asalariado y que claramente hab铆a pasado a ser un 鈥渢rabajador de la educaci贸n鈥.La burocracia de la FEB no pod铆a digerir esto. Criterios y verticalismo seguidos a rajatablas por Carmen Guinot en la UEB Mercedes.

Los efectos de la 鈥渞eforma鈥 del menemato, con la complicidad de los sindicatos docentes, no fue visualizada r谩pidamente por la docencia, pero en el 鈥96 en la escuela Normal, trabajadores de varias ramas se empezaron a reunir, estudiar y discutir qu茅 tipo de monstruo hab铆an engendrado entre la UIA, la Sociedad Rural, la Asociaci贸n de Bancos privados y el gobierno de Menem. La Autoconvocatoria deriv贸 en: clases p煤blicas, volanteadas, presencia en los medios y todo lo que sirviera para difundir lo antipedag贸gico de la 鈥渞eforma鈥, la complicidad de los sindicatos y el desastre que se ven铆a. Como muestra del verticalismo de la FEB por entonces, una de sus afiliadas que participo en esta autoconvocatoria fue 鈥渋nvitada鈥 a desafiliarse de la UEB. 鈥淣o son nuestros m茅todos鈥 dijo Carmen Guinot.聽A fines del 鈥96 la experiencia hecha llev贸 a pensar en construir una seccional de SUTEBA, en un distrito donde la mayor铆a de los docentes no pose铆an afiliaci贸n alguna.

La fundaci贸n del SUTEBA
Luego de que los docentes autoconvocados consideraran que el paso a integrarse a un sindicato era necesario desde fines del 鈥96 se intent贸 lograr que la conducci贸n provincial del SUTEBA aceptara la constituci贸n de una 鈥淛unta promotora鈥, figura que prev茅 el estatuto del mencionado sindicato. No fue f谩cil convencer en ese momento a Yasky y c铆a. de que este grupo fundacional del sindicato proviniera de una autoconvocatoria, y encima, las presiones pol铆ticas provenientes por entonces del FREPASO y de la Alianza mercedinas, demoraban cada vez m谩s la realizaci贸n de la asamblea que deber铆a elegir a la junta promotora con la presencia del secretario de organizaci贸n del SUTEBA provincial.

Luego de mil maniobras dilatorias un 13 de marzo de 1997, Eduardo Pereyra por entonces ocupando el cargo mencionado, se present贸 en la Escuela Normal y oficializ贸 por fin el grupo que integr贸 la Junta promotora: Ciro Lalla, M贸nica Stella, Gabriela Luna, Mercedes L贸pez, Graciela Zunino, Marcelo Damonte, Susana Carreras fueron los que dieron inicio a la construcci贸n de un Sindicato que cumpli贸 sus veinte a帽os.

Claro los choques con la conducci贸n Celeste provincial no se hicieron esperar, especialmente con el secretario adjunto Eduardo Macaluse, mano derecha de Yasky, que recib铆a todo el tiempo informes del accionar de la Junta promotora local, por parte de Jorge Arturo Montaldo; especialmente los volantes que se repart铆an con cr铆ticas a la conducci贸n provincial, por entonces en abierto maridaje con la Alianza, que presidia De la R煤a.

La faja de clausura no se hizo esperar
As铆 fue como en julio del 1999 Yasky, y Macaluse cumplieron con la amenaza. Mediante un telegrama declaraban cerrado el sindicato por 鈥渋nconducta gremial鈥 de los integrantes de la Junta promotora. Lo peor de los viejos sindicatos burocr谩ticos asomaba en estos supuestos renovadores. Ni siquiera vinieron al distrito a convocar a una asamblea a discutir 鈥渓a inconducta gremial鈥.

Utilizaron la t谩ctica de tierra arrasada cerraron el local, cortaron los servicios del coseguro de salud y se sentaron a esperar que lentamente lo docentes se desafiliaran de un sindicato que no ten铆a inter茅s en ellos. Prefirieron eso a tener que lidiar con una junta opositora. Nunca iniciaron la m谩s m铆nima acci贸n administrativa para justificar 鈥渓a inconducta gremial鈥.

Pero claro no contaron con que la resistencia de aquel n煤cleo fundacional del SUTEBA fuera tambi茅n encarnizada por evitar la desafiliaci贸n de los casi 100 afiliados conseguidos en dos a帽os de construcci贸n del sindicato en Mercedes. Desde recursos ante la justicia hasta tratar de lograr con el auxilio de seccionales opositoras a la Celeste, cumplir con el cumplimiento de los derechos a la cobertura de salud. Luego de varios a帽os de vaciamiento sindical un recurso de amparo logr贸 que la Celeste volviera a abrir un local con una interventora de apellido Taramasco. La lucha tuvo por fin sus frutos. El rol de Tribuna Docente fue encomiable.

Ah铆 comenz贸 otra etapa por lograr finalmente la democratizaci贸n del distrito con elecciones libres. La burocracia ya con Baradell a la cabeza hab铆a seccionalizado distritos como Suipacha con solo 40 afiliados o San Andr茅s de Giles con n煤meros parecidos, pero sin listas opositoras al poder central. As铆 en 2010 tras 11 a帽os desde aquella 鈥淐lausura鈥 las elecciones en Mercedes fueron inevitables. Muchos hab铆an abandonado el sindicato pero aun as铆 los a帽os de resistencia al atropello de la democracia sindical hab铆an logrado que otros siguieran reclamando su derecho a tener el sindicato que hab铆an intentado construir. En ese a帽o la Celeste tuvo que arriesgarse a competir con una lista que durante a帽os logr贸 mantener la llama de democratizar el sindicato y pudo ganar las elecciones por solo cuatro votos. Baradell respir贸 aliviado

De cara a un nuevo聽proceso electoral
Lo dem谩s es historia conocida, las roscas entre las diferentes comisiones directivas Celestes llevaron a quiebres peri贸dicos, en muchos casos por la influencia del posicionamiento respecto al kirchnerismo o a simples rencillas de poder dom茅stico.
El SUTEBA mantiene a煤n el 鈥渞ecord鈥 de haber transcurrido m谩s de la mitad de sus veinte a帽os de manera irregular, clausurado o intervenido.

Es obvio que ni Baradell ni sus ac贸litos locales han podido nunca reconocer aquel 13 de marzo como el d铆a de fundaci贸n del SUTEBA en Mercedes. Hacerlo ser铆a reconocer las pr谩cticas propias de la m谩s podrida burocracia sindical, que ellos sol铆an criticar.

COMENTARIOS

Comentarios