Luego del reclamo y encuentro con concejales

Vecinos autoconvocados de calle 42 destacan el inicio de obra de asfalto

Por María Gabriela Luna* – “Pinta a tu aldea y pintarás el mundo”(León Tolstoi)

Un día tomamos consciencia de que somos parte de un Universo. En él hay cosas que nos reconfortan, y otras que, como la tortura china de la gota, nos afectan a diario, socaban la paciencia, nos obligan a ocupar nuestro valioso tiempo en inutilidades.

Levantamos la cabeza y vemos que no somos los únicos disconformes.

Nos acercamos al otro. Hablamos del problema. Se suman demases.  Descubrimos otras miradas, tan distintas y tan iguales a la nuestra.

Entonces decidimos poner nuestro problema en cartel. Y transformar nuestra queja en acción.

Las voces se acrecientan. Algunas como tímidos susurros, otras como huracanes. La bola de nieve sigue rodando, y aumenta su tamaño.

La consigna es cada vez más firme: ¡ASFALTO YA! Los ecos no tardan en llegar: algunos rebotes a favor, otros en contra: de todos aprendemos algo.

Sin quererlo, en el camino aparecen situaciones que nos acercan: compartir un mate, nuestras angustias, nuestras alegrías. Conocernos un poco más. Recuperar la posibilidad de soñar un mejor vivir, aunque sea en un aspecto que termina siendo un detalle, pero que es un enorme derecho que hace a la calidad de vida.

La existencia de una ordenanza que avala la obra y un subsidio de 10.000.000 $ para ejecutarla (difundido en el 2014) terminan de dar fuerza al reclamo que lleva treinta años de promesas.

Llega el 7 de Marzo, y a la Asamblea barrial se suman más vecinos, en su mayoría históricos en el barrio, con una mezcla de alegría por el encuentro y preocupación por los problemas que cada uno trae. A pesar de haberse invitado formalmente a todo el cuerpo de Concejales, al Intendente y a la Defensoría del Pueblo, solamente acuden a escuchar los ediles Carlos Milhome (Frente Renovador) y Esteban Biagini (Cambiemos). Los fundamentos son atentamente escuchados y prometen el tratamiento en el recinto: se requiere la obra, una investigación de los fondos del subsidio del 2014 y un acuerdo de convivencia barrial con el uso del predio del CC “La Trocha”.

Al día siguiente, 8 de marzo, comienza el asfaltado de la calle 42 entre 29 y 15. Sin explicaciones oficiales, con un ausente sin aviso a la Asamblea, sin respuesta formal a los recursos presentados, la carencia de diálogo es inoportuna. ¡Pero no empaña la alegría de ver el sueño materializado en la realidad!

Estimado lector, lo que está leyendo no es una fábula. O sí lo es, porque la moraleja es que a pesar de que todo pareciera indicar lo contrario, estamos vivos. Somos una sociedad paciente, resignada, pero no dormida. Vemos con estupor el deterioro de nuestros sueños de justicia, pero nuestros recuerdos de una sociedad más humana no están borrados, y muchos estamos dispuestos a recuperarlos aunque sea de a retacitos, desde el lugar que nos tocó vivir, confirmando una vez más que la solución es colectiva

*María Gabriela Luna, vecina autoconvocada de la calle 42, entre 15 y 29.

COMENTARIOS

Comentarios

También podría interesarte