Noticias y Servicios - Mercedes | 6 abril 2018
Reunión polémica

Malestar entre municipales que no se sienten representados por los gremios

A lo largo de la semana, los trabajadores municipales llevaron adelante diferentes reuniones, encuentros y asambleas que tuvieron como objetivo plantear las problemáticas que tienen en materia salarial y laboral, y conocer la propuesta paritaria que el Municipio de Mercedes tenía para ofrecerles (NdR: el acuerdo se firmó el viernes al mediodía)

A través de una carta enviada a los medios, un grupo de trabajadores municipales, de diferentes áreas reunidos en el Unzué, expresó su malestar e hizo público el enojo con los tres gremios que los reúne (STMM, ATMM y ATE) y aseguran que “no se sienten representados, ni respaldados”.

En la misiva explican que tanto el miércoles 4 como el jueves 5 mantuvieron dos reuniones claves. La última, llevada a cabo en las instalaciones del Instituto Saturnino Unzué, se realizó “con el propósito de continuar debatiendo propuestas salariales en el marco de una negociación paritaria”. Pero la asamblea derivó “en un ambiente hostil y de caos que llegó a incluir agresiones verbales entre compañeros municipales”.

“Luego de escuchar las diferentes voces y tras la insistencia de dos de los gremios presentes por persuadirnos de que ‘lo mejor sería aceptar la propuesta del gobierno local y más adelante seguir negociando’, decidimos proceder a la votación”, cuentan en la carta el grupo de trabajados municipales que la envía, dando cuenta de que existían dos propuestas, una la que llevaría el Departamento Ejecutivo en el encuentro con los gremios y otra surgida en la Asamblea que proponía un incremento en una sola cuota.

De acuerdo a lo expresado en la carta y vía telefónica, en ese momento es que se sienten “extorsionados” y “condicionados” por uno de los gremios. “Fue entonces cuando la Sra. Liliana Gutierrez ‘comparte’ lo que habría sido una conversación privada entre ella y el Intendente”, dice la carta y hace alusión a que la oferta del Ejecutivo sería la última porque “de lo contrario” adherirían al Pacto Fiscal y el incremento sería menor.

“Aquí nos parece importante resaltar que, sin ánimo de juzgar lo que podría haber sido una comunicación privada entre dos partes, consideramos que la expresión vertida por la representante gremial en ese contexto (momento de la votación) no es más que una acción extorsiva y condicionante a los trabajadores”, agregan en la nota.

“Luego de esto, se suscitaron hechos repudiables en su totalidad que consideramos deben  ser conocidos  por la opinión pública. Todo lo sucedido fue derivando en un ambiente hostil y de caos que llegó a incluir agresiones verbales entre compañeros municipales. Aún así y sin estar garantizada la mesura necesaria entre los presentes, para plantear la elección de las dos propuestas vertidas, se procedió igualmente a la votación de manera confusa, al igual que el resultado obtenido”, agregan sobre el momento que vivieron en el cierre de la Asamblea.

Estos hechos derivaron en que un grupo de trabajadores municipales contase lo sucedido de manera pública a través de los medios y afirmar: “No nos sentimos respaldados, ni representados por ninguno de los tres gremios”

Por Clarisa Altieri

COMENTARIOS

Comentarios