Noticias y Servicios - Mercedes | 22 marzo 2019
Con los resultados de un informe del ADA

Cambiemos vuelve a pedir por obras en el sistema de agua y cloacas de la ciudad

El jueves, en el Concejo Deliberante, concejales del bloque Cambiemos llevaron adelante una conferencia de prensa para comunicar los resultados de un estudio realizado por la Autoridad del Agua (ADA) en la ciudad de Mercedes, respecto a red de agua corriente y cloacal.

Encabezado por su presidente, Edgard Killmeate, fueron parte del encuentro los ediles Gustavo Mangoni, Marilina Bustelo, Aida Laporta y Evangelina Cabral.

“Ya el año pasado habíamos hecho una conferencia de prensa, a raíz que habíamos recibido un informe de una consultora – 5 de septiembre – que había solicitado el Ejecutivo para hacer un estudio de estos temas”, recordó el edil Killmeate y añadió que en febrero del año pasado viajaron a La Plata junto a algunos concejales, mantuvieron una entrevista con el ADA y “ante los serios problemas que vemos en la ciudad hicimos un pedido ante el gerente sobre si se podía realizar una auditoría sobre el sistema cloacal, de agua y de la planta depuradora de la ciudad de Mercedes”.

Seguidamente, la concejal Evangelina Cabral enumeró una serie de detalles que se elaboraron por un grupo de profesionales afines a partir del informe que muestran la preocupación del bloque: “La conclusión de este informe es que se subestima la importancia que tienen los servicios de agua corriente y desagües cloacales en la ciudad de Mercedes, por lo que hace mucho tiempo no se están haciendo los mantenimientos que deben hacerse”, remarcó a la vez que indicó: “Con respecto a la red de agua: no se tiene un conocimiento concreto de lo que se produce de agua porque no hay medidores en las bombas, ni cuánto cloro se le pone. Es como que se le pone al azar.

El ADA no pudo tener información de cuánto cloro se compra, cuánto se coloca, y toman una medición a la salida de la red y es muy baja comparada con lo que tendría que ser al final de la red”.

Además, señaló que “La producción está al límite, porque lo que se produce es todo lo que se consume, por lo que en ningún momento se puede hacer que una bomba deje de funcionar para repararla. Y otro de los grandes problemas que tiene es la pérdida. Se supone que aproximadamente un tercio de lo que se produce se pierde en el camino por una cuestión muy importante y es que los caños están obsoletos y es necesario cambiarlos. Al estar roto, son muchas las pérdidas que se tienen. Uno supone que es por piletas y demás, pero en realidad son fallas estructurales en el sistema”.

Falta de seguimiento

Por otro lado, Cabral hizo referencia a que “hay otro tema que es que uno llama al 147 para hacer los reclamos, pero no hay un seguimiento  de trazabilidad. El ADA no pudo ver cómo evoluciona ese reclamo, en cuánto tiempo se soluciona, y en base a eso tener estadísticas para plantear soluciones a estas cuestiones”.

“Realmente es muy preocupante porque ante una cuestión que puede ser ajena, un día nos podemos quedar sin agua en Mercedes y no va a tener una solución rápida.

Y el otro tema es que tampoco se puede ampliar la red de agua corriente, porque está al límite y si no se dan soluciones efectivas, concretas y de largo plazo, esto no tendrá una solución rápida”, expresó.

Además, señalaron que se plantearon soluciones, pero tienen que ver con todo el sistema cloacal y de agua corriente que son estructurales. Recordaron que es un tema que hemos hablado ya con el Ejecutivo donde hay una necesidad de hacer una inversión grande, y aseguraron que ofrecieron mantener reuniones con los distintos Ministerios, y la opción de tomar un crédito a través del Banco Mundial que es para este tipo de obra a tasas muy accesibles.

Más tarde, Cabral continuó enumerando: “Otro tema importante es que si no tenemos problemas es por el conocimiento que tienen los empleados municipales de cómo funciona todo. Gracias a ellos esto, a pesar de todo, sigue funcionando y tenemos agua”

Entre las soluciones dadas, señaló que “Se plantea para el servicio de agua un recambio de cañerías troncales, de distribución y de impulsión, hay que renovar las válvulas de exclusión y de incendios que en este momento no están funcionando, e incorporar un servicio de telecomando que programe las bombas sumergibles, porque no todas funcionan con la misma capacidad” y agregó que “lo que sería ideal sería tener un servicio centralizado de cisternas, que haya un tanque único donde la cloración sea unificada y que haya parámetros de la cantidad de cloro que se coloca.

Estando con todas estas mejoras hechas se puede pensar en ampliar la red, cosa que hoy en día no se puede evaluar”.

En tanto, con el tema de los desagües cloacales “hay que hacer un estudio de cuál es la capacidad máxima que tiene el colector y un reequipamiento. Por lo que dice el estudio no está funcionando bien, no están dadas las condiciones de seguridad ni de las bombas ni de los empleados, en muchos casos, y hay que hacer una renovación también de las bocas de registro. El tema de la planta depuradora es urgente”, indicó.

Denuncia de by pass

Luego, Killmeate retomó la palabra y manifestó: “sabemos, y lo han dicho, que hay un by pass que sale de la planta depuradora donde teóricamente el 50% de los efluentes cloacales van al río. Me tome el trabajo de ir, caminar un largo trecho y pudimos sacar las fotos donde se puede ver el líquido, efluentes cloacales que larga el municipio a través de un canal al río Luján” y denunció: “Es un tema preocupante porque es una contaminación muy grande que va al resto de las ciudades y pueblos vecinos.

Parece una catarata de residuos que caen, se puede ver cómo cambia de color el agua y el olor nauseabundo que no se puede estar”.

En tanto, indicó que se daba esta situación “con el agravante de que esto se produce también porque sabemos que los camines atmosféricos descargan en la boca que hay dentro de la planta sin ningún control. Nadie sabe qué cantidad de camiones descargan y si son de la ciudad o de otro lado. Creo que es algo que hay que controlar.

Esto es algo que funciona gracias a la voluntad y el trabajo de los trabajadores municipales, que están con muy poca capacidad de recursos. Realmente hay que sacarse el sombrero”.

Tema de larga data

Hacia el cierre del encuentro, Killmeate reconoció: “Sabemos que viene desde hace tiempo y de gestiones anteriores este problema. Pero nosotros somos concejales desde 2015 y podemos hablar desde ahí en adelante” y remarcó que “Nuestra preocupación como bloque comenzó el año pasado cuando vimos los serios inconvenientes de estructura que había y queremos señalarles que hay que dar una solución a este tema y tomar el toro por las astas porque es un tema sanitario”.

COMENTARIOS

Comentarios