Noticias y Servicios - Mercedes | 25 mayo 2020
En la mañana del lunes

TeDeum del 25 de Mayo en la Catedral de Mercedes

El Arzobispo de Mercedes- Luján, Jorge Eduardo Scheinig presidió el Te Deum este lunes 25 de mayo en la Catedral Metropolitana Basílica Nuestra Señora de las Mercedes, a puertas cerradas. Durante la homilía, hizo suyo y leyó el mensaje del Equipo Arquidiocesano de Pastoral Social, que compartimos y convocó a todas las comunidades de la arquidiócesis a vivir la salud de la confianza, de la esperanza y del servicio.

A nuestras comunidades de la Arquidiócesis de Mercedes-Luján, con ocasión de la Fiesta Patria del 25 de Mayo.

¡AL GRAN PUEBLO ARGENTINO SALUD!

Este tiempo que vivimos, marcado por una situación que nos tiene dolorosamente unidos a toda la humanidad, nos desafía a anunciar con fuerza y decisión la Buena nueva del Reino que transforme el miedo en confianza, la incertidumbre en esperanza y la tentación de “salvarnos solos”, en servicio.

LA SALUD DE LA CONFIANZA

En esta cincuentena pascual que nos deja a las puertas de celebrar una vez más la presencia del Espíritu que renueva la faz de la tierra, hemos compartido y celebrado a Jesús resucitado y hace unos días, nada más, a la Madre y Patrona del Pueblo Argentino: María de Luján. Recibir esta fuerza de vida nos permite vencer los miedos que la pandemia nos genera y confiar en el Dios Fiel, siempre presente.

LA SALUD DE LA ESPERANZA

Situaciones crecientes y angustiantes de pobreza, desocupación, salarios injustos, violencia infantil y de género, adicciones de todo tipo, la niñez en riesgo y también los abuelos, y otras que parecen postergadas en la información, pero no en el dolor de quienes las padecen, nos convocan. La incertidumbre del momento y también de lo que viene, pone en riesgo nuestra capacidad de vivir la esperanza a la que nos invita Jesús. Su Ascensión es una propuesta que nos llena de un gozo sereno y que nos abre caminos llenos de luz. “Jesús, el Señor, el rey de la gloria, vencedor del pecado y de la muerte, ha ascendido hoy a lo más alto del cielo, como mediador entre Dios y los hombres, no se ha ido para desentenderse de este mundo. (prefacio de la Misa de la Ascensión). Y nosotros, el Pueblo de Dios, sabemos que no se desentiende de nuestra historia, y que nos llama a contagiar esa esperanza, y a ser constructores de una paz que supere el mero deseo de cierta calma y sea fruto de una justicia que reclamamos y tratamos de vivir en el compartir cotidiano con todos.

LA SALUD DEL SERVICIO

“Todo lo que la Iglesia ofrece debe encarnarse de modo original en cada lugar del mundo, de manera que la Esposa de Cristo adquiera multiformes rostros que manifiesten mejor la inagotable riqueza de la gracia” (Papa Francisco, Querida amazonia n. 6) Â¡Y esta salud no es un mero deseo! ¡Es una realidad! Apoyados en esa confianza y esperanza, muchas hermanas y hermanos EN NUESTRAS COMUNIDADES, ofrecen su vida, esfuerzo y servicio para acompañar a los más pobres, los enfermos, los abuelos y los que padecen necesidades.

Tal vez no sea oportuno romper el silencio con que nuestra gente brinda estos servicios, pero también creemos que es estricta justicia mencionarlo, como así también dar respuesta concreta a comentarios malintencionados y engañosos sobre la indiferencia de los cristianos ante tanto dolor. Además, es una dicha enorme no tener que mirar hacia otras geografías e historias también admirables, sino saber que esto pasa entre nosotros, en nuestras ciudades y barrios, nuestras Cáritas, jóvenes y adultos, comunidades de prevención y atención de las adicciones y otros grupos que en el amor de Jesús hacen concreta su misericordia.

El Papa Francisco llama a María, salud de los pueblos en su oración para pedir el fin de la pandemia. A Ella nos confiamos, en esta Fiesta Patria y ante un nuevo Pentecostés, le ofrecemos nuestra difícil pero cierta esperanza y le pedimos siga iluminando y bendiciendo el caminar de quienes hacen presente el evangelio en nuestras comunidades y nos dan razones ciertas para la confianza, la esperanza y el compromiso de servir. Y ante Ella recordamos las palabras finales de nuestro Obispo en la misa del 8 de mayo: Â«Pidámosle a María de Luján la fuerza para la vida de todos los días y la valentía para vivir como una Nación que desea renovar su unidad, de tal modo que, con osadía, creatividad y una esperanza cierta, podamos superar juntos este tiempo de pandemia y afrontar todos los tiempos que se vienen, que sin duda serán difíciles, arduos y desafiantes».

COMENTARIOS

Comentarios