Ciencias Económicas

Presentación de La Antigua Jazz Band en el Pro Arte Mercedes

Por Susana Spano – Este domingo 19 de septiembre, el ciclo televisivo que organiza el Centro de Egresados del Colegio Nacional, Pro Arte Mercedes, presentará a Débora Dixon acompañando a la Antigua Jazz Band, dirigida por el Maestro Pablo Scenna. El espectáculo que se verá a partir de la hora 21 por la señal local de Tele Red, hará un recorrido por el Blues y el Jazz, característico de la banda y de la cantante.

Orígenes del Blues y el Jazz

El primer cargamento de esclavos negros para las plantaciones de América, atravesó el Atlántico desde África en 1620 y este comercio inhumano, pero provechoso para quienes lo ejercían, duró hasta comienzos del siglo XIX. 

Los infelices esclavos eran arrancados de una sociedad  en la que la música tenía un papel fundamental, tanto en el sentido religioso como en la vida cotidiana. Se caracterizaba por el predominio del ritmo y por las transiciones, apenas perceptibles, del canto al discurso, de la música instrumental al baile y del tono serio al jocoso. 

La música y el baile siguieron formando parte esencial de la vida de los negros en las plantaciones americanas donde, con el transcurso del tiempo, los esclavos llegaron a asimilar los himnos y cantos religiosos de los blancos. Así, mientras “el lado negro” del jazz brota de la música africana primitiva, la línea de ascendencia del “lado blanco”, puede trazarse hasta los himnos wesleyanos (*) del resurgimiento metodista. Estos elementos se fusionaron en el canto popular negro americano, muy característicamente expresado en sus “Cantos de Plantación”, “Negro Spiritual” y en los “Blues” 

  • “Cantos de Plantación”, comenzaron a cantarse en las plantaciones por las cuadrillas de esclavos encadenados; eran sumamente rítmicos y empleaban un redoble que acentuaba la frase regular de la tarea que realizaban. 
  • “Negro Spiritual”, cantos genuinamente religiosos, estrechamente relacionados con los ritos africanos. Con frecuencia se desarrollan en forma de conversación medio improvisada, entre el director y el coro de congregantes. Aunque la base de este canto fue La Biblia y los Himnos del hombre blanco, las letras incluyen mucho slang (jerga) negro, y los músicos dan nuestra de la gran habilidad que los negros llegaron a desarrollar en la improvisación. El sincopado es el elemento más importante del ritmo.  
  • “Blues” (tristeza, melancolía) Constituyen los cimientos del jazz, procede de la fusión de los cantos de plantación y los spirituals y su forma musical es debida casi exclusivamente al desconocimiento africano de la armonía europea. 

Nueva Orleans fue, desde el momento de su fundación en 1718, un lugar de grandes contrastes: colonos opulentos se rozaban con los míseros esclavos; católicos temerosos de Dios con prostitutas y borrachos; intachables hombres de negocios con aventureros y pícaros llegados de todas partes. Todos, convivían en esta sociedad tan particular.  

El centro de diversión se hallaba en el barrio de Storyville, donde a fines del siglo XIX existían más de doscientos salones de baile y “casas de bebida” (desde las más lujosas hasta los antros más siniestros). En esta atmósfera tan particular, nació el jazz. 

Esta ciudad cosmopolita, tenía pocos prejuicios de raza y los negros, después de la abolición de la esclavitud -1865 -, encontraron allí un hogar. Unos se hicieron barberos y otros encontraron empleo como músicos, adquiriendo los instrumentos de viento que vendían los músicos militares blancos, después de finalizada la guerra civil. Como nadie les enseñaba, tuvieron que aprender por sí mismos a tocar y como resultado de esto, adquirieron una forma propia de hacerlo. 

La característica principal del estilo Nueva Orleans fue la improvisación colectiva y simultánea de la corneta, el clarinete y el trombón, que eran llamados “voces”. La interpretación negra era siempre vocal, por eso trataban de que sus instrumentos “cantaran”, como en otros tiempos lo habían hecho sus antepasados en las plantaciones. 

La historia del jazz excede el espacio de una crónica como ésta. Solo se intenta explicar brevemente su origen y enumerar los principales elementos que la componen. Como Estados Unidos, fue sufriendo con el tiempo, modificaciones culturales y creativas, a través de músicos emblemáticos, que hicieron de este ritmo algo único e irrepetible. De todos ellos, uno se destaca como revolucionario en el género y constituye un capítulo aparte: Duke Ellington 

Gracias a su talento la orquesta de jazz se convierte en una institución que crea algunas de las mejores obras del género que se hayan producido jamás. 

Los rasgos principales de su estilo se centraron en la improvisación y la libertad expresiva con una orquestación llevada a cabo por brillantes adaptadores. 

El Jazz en Argentina 

El jazz se expandió por el mundo y  llegó a la Argentina de la única forma que podía: a través del puerto. Los barcos provenientes de EE.UU. y Europa traían a Buenos Aires discos y revistas de música sincopada. Si bien los discos de jazz de alguna forma llegaban importados a la Argentina, mucho más difícil era conseguir partituras, pero los muchachos se las arreglaban. Aclaremos que a principios del siglo pasado no existía todavía el cine sonoro, la radio recién empezaba, y no había viajes transoceánicos en avión. 

A comienzos de los años 20, arribaron shows de music-hall. Como una moda foránea extravagante (simpáticos bailarines negros, chicas semidesnudas con ropas exóticas, y canciones alegres), tal como se exhibían en Broadway y Paris. Aquí, en líneas generales, las orquestas copiaron este jazz comercial, bailable. No obstante, algunos pocos intérpretes (por ejemplo la lady crooner Paloma Efrom, “Blackie”) ahondarían tempranamente en la esencia del género, realizando registros discográficos excelentes.  

Pero el género jazzband (como se lo denominaba) se inicia en rigor en 1925, cuando es interpretado por las orquestas de tango de Francisco Canaro y Roberto Firpo, y se forman las primeras orquestas argentinas de jazz: las de Adolfo Avilés y Eleuterio Yribarren. El género alcanzó suceso masivo tras las visitas del pianista Sam Wooding y sus Chocolate Kiddies en 1927, y el famoso bailarín de tap Harry Fleming en 1928-1929. 

Era un tiempo en que no había escuelas de jazz, ni conservatorios con carreras de música popular ni “maestros” que guiaran a los jóvenes por la senda del género, estos músicos tuvieron que poner el oído en los parlantes y sacar todo de los discos. 

La Antigua Jazz Band 

A fines del los 40 (1948), se forma “La Guardia Vieja Jazz Band”, cuya particularidad era rescatar el espíritu negro de los orígenes del Jazz, desarrollado hasta ese momento en grupos informales de amigos. 

La agrupación tuvo varios integrantes, hasta que, con ocho de esa formación, se funda “La Antigua Jazz Band”, un 26 de abril de 1968, en un recital de Cine Arte, en Capital Federal. 

La Antigua tiene en Duke Ellington a uno de sus más prolíficos e influyentes compositores de jazz, como una guía de su repertorio y estilo jazzero. 
 
Pero el compositor estadounidense, además, hizo aportes directos al blues como «C Jam Blues», «Jeeps Blues», «Blue Light», «Subtle lament», además de incursiones en los solos instrumentales como ocurre en «The mooche» o «Black and tan fantasy». 

Desde hace 53 años, La Antigua Jazz Band ha desarrollado una actividad incesante que la llevó, por ejemplo, a formar parte del elenco de la recordada “Botica del Ángel”, uno de los locales nocturnos más prestigiosos de Bs. As. de los años sesenta.  

Entre 1969 – 72 realizó presentaciones periódicas en el Teatro del Centro y posteriormente en el Teatro Santa María del Buen Ayre, actuando paralelamente en salas de Cap. Fed. y del interior del país, siempre en estrecha colaboración con distintas Direcciones de Cultura que posibilitaron la presentación de la orquesta en todo el ámbito nacional. Estos recitales histórico-didácticos fueron, además, ofrecidos en colegios y universidades. 
 
La formación de la Antigua Jazz Band posee características muy especiales, de manera tal que no se presenta en forma estática. Está preparada para desdoblarse en solos, dúos, tríos, pequeños conjuntos y la orquesta propiamente dicha a pleno. 

Su estilo abarca casi todas las formas de jazz negro tradicional, ya que su repertorio está compuesto por la creación de obras de Joe King Oliver, Louis Armstrong, Jelly Roll Morton y especialmente Duke Ellington, en el más puro estilo de sus autores. Según la exigencia de cada obra, utiliza muchas veces instrumentos no tradicionales de la música convencional, aunque sí fundamentales en el jazz, como el Blue Blowing, Kazzo,  Washboard y banjo 

La Antigua Jazz Band se presentó en muchas oportunidades en la República Oriental del Uruguay, como así también en Brasil, Chile y Perú.  

En el año 1971, el crítico francés Charles Delannoy, la consideró “como el mejor ejemplo del jazz revivalista, superior a los realizados en EE.UU y Europa”.  

Y el célebre saxofonista Harry Carney, que acompañó al maestro “Duke Ellington” en todas las formaciones de las bandas que éste dirigió, manifestó al escuchar a la Banda en Bs. As., unos años antes de su muerte: “Hemos tenido que recorrer todo el mundo para volver a escuchar nuestra propia música”.  

Déborah Dixon es considerada con una de las mejores y más potentes voces de la Argentina, aborda géneros tales como el rock, soul, gospel y blues. 

En el concierto que presenta este domingo Pro Arte Mercedes, Deborah acompaña a la Antigua Jazz Band, dirigida por el Maestro Pablo Scenna, como artista invitada de lujo y, a través de su poderosa voz, nos llevará a recorrer el espacio que existe entre el “Blues y el Jazz”, como solo ella sabe hacerlo. 

La cita es esta noche, a partir de las 21:00 por Tele Red. El programa puede seguirse por www.mercedestelevision.com.ar . Los Conciertos no serán subidos a Youtube y solo podrán verse a través de la  Programación de TeleRed 

(*)  El wesleyanismo o teología wesleyana es un movimiento de cristianos protestantes que buscan seguir los «métodos» o la teología de los reformadores evangélicos del siglo XVIII, John Wesley y su hermano Charles Wesley, y el sistema teológico inferido de los varios sermones de los Wesleys, Tratados teológicos, cartas, etc. 

COMENTARIOS

Comentarios