El rol de “la política“ en tiempos de crisis y decadencia

Por Sergio Resquín //

Hace unos meses en un típico partido de fin semana en el que el futbol es el convocante, un trabajador precarizado sufrió una grave lesión que requirió hasta el auxilio de una ambulancia del hospital. Como es  obvio la carencia en el Blas L. Dubarry de una  guardia  traumatológica dejó  al  joven  trabajador a la espera de un tratamiento adecuado. Ya en lunes se habló  de  una  prótesis   necesaria para una intervención quirúrgica. Hasta aquí nada nuevo, lamentablemente algo  bastante  usual, una  prótesis que nunca llega y varia sospechas de una  praxis médica más dedicada a negar la necesidad de  la  mencionada  prótesis,  que ha presionar al director  del  nosocomio  para  agilizar la aparición de la prótesis. Familiares preocupados buscando respuestas en donde sea los dueños del predio donde se desarrollaba el partido, pero lo curioso es que uno de los compañeros del desafortunado deportista amateur se le ocurrió que la mejor opción para conseguir la preciosa   prótesis era: “anda a verlo a  Juani”.

Más allá de que la prótesis nunca apareció, la naturalización de que Juan Ustarroz es la vía para conseguir lo que sea marca a las claras lo que viene ocurriendo desde el 2011. Una especie de delegado presidencial que   fue transformándose en algo parecido a un puntero del ejecutivo nacional. Como es evidente   el   ahora  candidato sciolista   concentro   desde  aquel  año   solicitudes de cuestiones  de  las  más   variadas   considerándolo como “el   que  tiene   los  contactos necesarios” para lo que sea. De ahí  que   siempre  su  aparato  de propaganda    difundiera  en  cada acción  posible la misma y repetida  frase   hasta   el   hartazgo, replicado  obedientemente por cuanto medio exista: “gracias a gestión de Uztarroz se  logró  tal cosa ”gestión” aquí significa tráfico de influencias, tener relaciones que  permitan  destrabar  tramites u obtener lo que por la vía correspondiente  es  imposible. Obvio , las  mismas  que  no  se tuvieron  para  que   el   gobernador o la  presidenta lleven a  cabo  el  plan  hídrico   que   demanda  el Rio  Lujan  y  evitar  las inundaciones   ya  casi  periódicas .El candidato  solo  puede  “gestionar “  con esa  lógica  cuestiones  menores ,  en  ningún  caso temas  de  fondo. Tampoco  por  mas  puntero  de  la  presidenta que se sea el  “Juani“  nunca  logro reactivar  la  obra  parada hace  varios   años   de  la  secundaria  Nro1, menos aún   lograr el inicio  de  la construcción  del  edificio  del  instituto  Nro7, que  sigue  funcionando  de  manera  anómala  en  la  primaria  nro.1.  Ustarroz como “puntero” no deja de ser una muestra de la actualidad política.

Punteros  eran  los  de antes o el cambio de significado de  las  palabras.

En  los 70 punteros eran Hugo  Peroti o el Negro Ortiz o el “canario” Biagini, ahora la  palabra  designa  otra  cosa. Un engranaje fundamental en  la  estructura  del  clientelismo.

En  los  últimos 20  años el  peronismo ha basado  su  accionar en base a  la existencia de  la  figura del “puntero” territorial o  barrial. Un sujeto que  funciona como el nexo entre el vecino y el intendente  básicamente. Si bien  en  algunos casos la palabra  puntero designa solo  a  un “ dealer”, en  política  de control  territorial,  es aquel   que   puede  permitirte  llegar a  conseguir  un  bolsón de comida, un medicamento  oncológico o la  prótesis para una  intervención quirúrgica. Eso si  el  puntero te  remarcara  varias  veces que…”Él  te consiguió lo  que vos necesitabas….”él es el único  que te  puede cortar el  acceso a  los “poderosos” que resuelven todo. Claro no se te ocurra caer en desgracia con  este  personaje.

Lejos  de  intentar  otro tipo  de  construcción  política fiel  al  peronismo  ortodoxo Ustarrroz  y  sus   muchachos  siempre  apuntaron  a  esta  práctica.

No  es   de   extrañar   por  lo  tanto que  desde  el   2011  La Campora no  dejo   de   intentar   quedarse   con el  elenco e  punteros del selvismo. Algunos rápidamente cambiaron de vereda otros   aguantaron  más, solo   que  la  cercanía del  poder   de  ustarroz  no  dejaba   de   atraer   a  más   de un  puntero  barrial. Allí  donde  no pudieron  quedarse   con  la  herramienta  punteril por  excelencia    la  modalidad, fue armar una ONG. Sorprendería ver la lista de los presidentes de estas   “organizaciones  no gubernamentales “por donde  reciben  los   recursos del estado que ellos  manejan  a su  antojo. Un conocido  puntero  selvista reconvertido al frente  de  una   ONG, en  medio de la  inundación  de hace  un  par  de  meses recibió la  visita  de  varias  canoas   de   vecinos que intimaron  al corpulento, empleado municipal a  repartir las  grandes  cantidades de alimentos que atiborraban su casa.

El clientelismo: desde  la  exhibición  obscena  hasta   la  sutileza

Un  grupo  de  alumnos   de  un  secundario  de  los   que ni se imaginan realizar  su  viaje   a  Bariloche, comentaban  a  sus  profesores  que ya  habían conseguido su  viaje de   egresados. “No  diga  nada  profe, lo conseguimos  por  la política, lo  fuimos a  ver a  Juani”. El  puntero del  pueblo  promete   también  viajes de   egresados, pero  también  de   algún  modo  corrompe a los  estudiantes  o  los  introduce en la práctica de  la política  en  su versión más  rastrera. Estos pibes  ,si  es   que   consiguen  su  viaje, ya habrán  incorporado  que  del poder político  en  tiempos electorales se puede   conseguir  algunas  migajas  con  solo  coquetear  con el  puntero  adecuado.

Pero claro, como la  versatilidad preelectoral, es  una  característica   de Ustarroz   y  su  equipo  el  plan  “mi  primer vuelo” se  orientó en  ese sentido. Los  medios   repitieron  la   consabida   frase   “gracias   a  la  gestión de  Juani  100  alumnos  mercedinos tuvieron  su  primer  viaje  en  avión  “.Lo importante es cada uno de esos  adolescentes  haya  vuelto a su casa  luego  de  viajar  en  aerolíneas   convencido que  le  debía algo al  candidato de  La Campora. Otros  conocieron lo  que  es  viajar  en  tren  también  “gracias al candidato”  ya  que lamentablemente luego  de  la  década   ganada   nunca  se  pudo  recomponer la red  ferroviaria  que  supimos  tener.

El   cierre   de  un  ciclo 

Ya Selva se ha retirado de la escena  Mercedina no sin antes pactar una salida ordenada con  Wado. Parecería  casi  un  milagro que  Ustarroz  pudiera repetir la derrotadel 2011. Esa proximidad del  poder  llevara  a  seguir reclutando  apoyos de ex candidatos de  las  PASO  o  de   cualquier  burócrata  o  puntero que  ande suelto. Hasta  ex candidatos de Benitez-Macri se  le  han sumado. Pero por as dudas  y  en  medio  de  la  crisis   que  se  avecina se ha cuidado   de  exhibir aquellos  camiones  de   Desarrollo  social cargados  de  electrodomésticos que tanto irritaron y le valieron que,  aun  con un  broche en la nariz, muchos votaran  a  Selva .Esta  vez  no  hubo  desfile de ministros   nacionales ,ni  funcionarios  de  renombre .Una  foto  con  Boudou  o De Vido  sería   contra producente, Randazzo  borrado, el único “potable”  es  Sileoni  que  volverá   a  explicarnos  las  bondades  de la declaración  como  patrimonio  histórico de  los  edificios de  Normal y  Nacional, que por “gestión “ de  Juani, el  diputado  España impulso en la legislatura bonaerense .

La consigna misma elegida implica  cierto  conservadurismo “Mercedes   Primero”, es decir mejor  ni hablar del candidato a gobernador Aníbal Fernández  y del  actual  gobernador  bonaerense  Scioli  o del “relato”. ¿Encarara  el  último tramo  de  campaña como una especie  de  Cestari, algo  parecido al vecinalismo fracasado de   aquel?

El viejo y remanido intento de recrear la ilusión de que Mercedes puede ser una isla ajena a la crisis devaluatoria que se avecina el ajuste que ya anuncia desde scioli a Macri y a la crisis internacional ¿cómo va a lidiar Ustarroz y compañía con una intendencia verdadera no ya paralela en medio del ajuste? “que  distinto  hubiera  sido todo  si  triunfaba  en  2011 “piensa el candidato. Ahora todo es incierto.

Hubiera  pasado cuatro años bien diferentes de los  que le esperan,  si no tropieza otra vez con  alguna piedra.

SERGIO  RESQUIN

COMENTARIOS

Comentarios

Un pensamiento en “El rol de “la política“ en tiempos de crisis y decadencia

Comentar noticia