Ciencias Económicas

Casaretto: «Es fundamental apoyar a todas las producciones agropecuarias»

En su discurso, el presidente de la Sociedad Rural de Mercedes, José Luis Casaretto estuvo muy crítico ante la difícil situación que atraviesan los distintos sectores vinculados al campo. Pidió un Estado más presente para proteger al pequeño y mediano productor, entre otros conceptos.

Aquí el discurso completo:

“Hoy inauguramos la 72° Exposición de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio orgullosos de poder realizar todos los años esta muestra donde el campo, la ciudad de Mercedes y muchas ciudades vecinas nos acompañan participando y exponiendo sus producciones en constante crecimiento a nivel local, provincial y nacional”.

Nuestra Sociedad Rural tiene una larga historia. En el año 1881 se le dio vida a esta institución. Ya desde aquel tiempo las actividades de la entidad fueron orgullo de Mercedes con la exposición de animales de razas seleccionadas que alentaban a los hombres de campo a mejorar sus planteles y donde el sector industrial comenzaba a mostrar sus productos que hasta entonces debían importarse del exterior.

Estas exposiciones se realizaban en terrenos que no eran propios hasta que en el año 1997 se pudo acceder a comprar este terreno y en 1998 se realizó la primera exposición en esta sede. Hoy cumplimos 20 años de exposiciones ininterrumpidas en este lugar, gracias al valioso y reconocido esfuerzo de todos, tanto de los integrantes de la comisión directiva como así también del apoyo de productores, vecinos y amigos que colaboraron para la estructuración y funcionamiento de este predio. De hecho que para lograr esta hermosa exposición se necesita de la participación de todos ustedes y para demostrar que es un partido donde se desarrollan todas las actividades económicas del sector, agricultura, ganadería, avicultura y todas las economías regionales y es para nosotros la puerta del oeste agropecuario.

Por todo esto quiero destacar la participación de las cabañas de productores de carne con excelentes ejemplares que se han subastado con mucho interés, y que de esta exposición son llevados a sus campos para mejorar la genética de sus planteles y aumentar la producción. Es un sector que ha pasado momentos críticos y en el cual se perdieron más de 12 millones de cabezas y donde estos campos pasaron a la agricultura. Los campos ganaderos que pasan a agricultura son muy difíciles de volverlos a la ganadería, pero con el esfuerzo de estos productores del sector, a pasos lentos pero firmes está creciendo, ya que se observa una recuperación del stock de un 2% anual, la retención de vientres y la recomposición de la oferta exportable, volviendo a posicionarnos. Ya hoy estamos en el sexto lugar como país exportador a nivel mundial y pudiendo cumplir con la cuota Hilton.

 

Difícil situación

Pero no todos los sectores rurales están bien. Los sistemas de producción de leche bovina atraviesan un escenario económico que pone en riesgo la competitividad sectorial sin distinción de escala y niveles de eficiencia.

La concurrencia de variables externas e internas del sector determinó un desequilibrio tal que encamina a una situación de quebranto generalizado en caso de prolongarse en el tiempo, debido a la devaluación cambiaria con impacto directo e inmediato en los costos de producción.

La eliminación en simultáneo de los derechos de exportación en maíz y la reducción en la soja, los aumentos de precios en los combustibles en particular de gasoil, aumentos desmedidos en la energía eléctrica y del gas.

Las recientes medidas de política económica recomponen la rentabilidad relativa e las agricultura en desmedro, en este caso de los tambos y por tal motivo puede operarse un nuevo proceso de traspaso de tambos hacia la agricultura.

No es bueno que los tambos dejen paso a la soja. La riqueza de nuestro país no se hace solo con pules de siembra, sino con el trabajo de los pequeños y medianos productores que son los que mantienen la población rural y la vida en el campo.

Los productos lecheros vienen soportando un estado de desprotección y de pérdida de rentabilidad, no supera hoy los $7 por litro y a tal punto que muchos cierran sus tambos, productores que han invertido todo su capital para mejorar sus planteles de vacas y hoy los mandan al matadero. Años atrás en esta exposición se exponían estas vacas y competían con entusiasmo. Hoy no concurren ya ni a exposiciones de lechería de ciudades vecinas. Por lo tanto, se considera necesaria y urgente una intervención del Estado decidida a los efectos de contener un proceso de cierre de tambos de alcance nacional. Esto tendrá aun consecuencias más graves si tenemos en cuenta el rol de la lechería en el desarrollo territorial y de las comunidades.

 

Producción porcina

Un panorama similar está atravesando la producción porcina. Durante varios años este sector había logrado crecer en un 250% en producción de cabezas y el consumo pasó a 7Kg a 20Kg por habitante por año, con una buena proyección de crecimiento y aumento de producción de estas carnes para ser grandes exportadores dándole valor agregado y mucha mano de obra. Pero hoy ya han cerrado el 50% de los criaderos, lo que significa la pérdida de millones de cabezas como sucedió con el vacuno. Y seguirán cerrando sino se toman medidas por la libre y exagerada importación de estas carnes y los elevados costos de producción que dejan a toda la cadena productiva y agregado de valores en una situación crítica. Por todo esto es fundamental apoyar a todos los productores agropecuarios que trabajan y realizan inversiones en nuestra tierra, a todas las economías regionales que se desarrollan a lo largo y ancho de nuestro país. Para todos ellos el Estado tiene que ser un aliado estratégico y no un contrapeso burocrático.

 

 

Desequilibrio económico

El equilibrio fiscal debe lograrse aumentando la producción y no perjudicándola con gravámenes cada vez más abusivos donde siempre la pagan los que producen. Los impuestos inmobiliarios desfasados de lo que producimos en nuestras tierras donde no se puede medir con la misma vara el valor inmobiliario con la rentabilidad que en muchos casos es negativa y la presión impositiva asfixiante que hace cada vez más difícil seguir adelante.

Hemos aprendido en estos últimos años que las retenciones no dieron resultados positivos y a quienes más afectan es al pequeño y mediano productor y que cuando se quitaron se multiplicaron las producciones de trigo y más. Entendemos que es mucho más eficiente reformular el sistema impositivo y tributar vía impuestos a las ganancias que recortar la capacidad exportadora del país, pero también entendemos y comprendemos la emergencia y vemos de manera justa y equitativa que todos los sectores aporten a la crisis que está que está pasando nuestro país, y no solo aquellos que producen alimentos para nuestros habitantes y para el mundo. Por ello es fundamental apoyar a todas las producciones agropecuarias que trabajan y realizan inversiones en nuestras tierras, aún más a los pequeños y medianos productores que son la parte vulnerable de esta cadena, a todas las economías regionales que son riqueza para el país, y a todas las pymes e industrias que con el esfuerzo diario y las adversidades trabajan simplemente porque su cultura es el trabajo e invierten constantemente en tecnología para poder producir cada día más.

Todos ellos apuestan al país, al crecimiento e invierten en él, pero no se llevan la plata al extranjero ni la invierten en la timba financiera, sino que invierten en producción genuina que es la base fundamental para que un país salga económicamente adelante y así poder ser grandes exportadores y abastecedores de alimentos a nuestros habitantes y al mundo.

 

Apostar al crecimiento

Argentina es un país rico, maravilloso con todos sus climas y suelos que permiten realizar una inmensa variedad de producciones y con algo importantísimo que es el agua natural, fuente de agua que debemos cuidar y no derrochar ni dejar que extranjeros se la lleven. Y contamos con un potencial de trabajo técnico excelente de nuestros jóvenes rurales, alumnos de muchas escuelas agrarias y centros de educación para la producción total que ven el futuro en su tierra. Muchos de ellos han estado presentes en esta exposición durante todos estos días trabajando, compitiendo como jurado – alumno en la clasificación de animales y también colaborando y experimentando todo tipo de inquietud para aprender. Ellos serán en un futuro próximo los hombres y mujeres que volcarán sus conocimientos en sus emprendimientos familiares y trabajarán en pos de una mayor y mejor producción. Por tal motivo esta institución hará todo lo necesario para que estas escuelas y centros de educación sigan funcionando y evitaremos el cierre de las mismas para que todos los niños y jóvenes que viven en el campo puedan seguir estudiando. Necesitamos fortalecer el arraigo de la gente de campo. Para lograr esto, es necesario que se continúe fuertemente como hasta ahora por parte de la municipalidad con el arreglo de caminos rurales, tener un buen sistema eléctrico, tener acceso a la salud, educación, al trabajo y la seguridad.

La meta de todos nosotros es llevar este país adelante, sentirnos argentinos, luchar para eliminar todo mal que perjudique a nuestra querida tierra y defender con patriotismo los atropellos, usurpaciones y ventas indiscriminadas de tierras a los extranjeros. La tierra argentina tiene que estar en manos de los argentinos, debemos luchar para conseguir prosperidad y progreso nacional. Queremos una Argentina grande, fuerte y productiva para que todos los habitantes tengan estudio, trabajo digno, bienestar, paz, seguridad, y por sobre todo unión nacional”, concluyó.

COMENTARIOS

Comentarios