Consejo Ciencias Económicas

Mariano Pérez: «Carlitos, lejos del “tirano virtual”

Opinión: Por Mariano Pérez

“¿Cuál es el único ser que genera una necesidad de evadirse de la realidad inventando mentiras? Aquel al que la realidad le produce sufrimiento”. Friedrich Nietzsche

En los últimos días se ha vivido en la ciudad un intento por “tiranizar” la figura del intendente Selva. Para algunos dejó de ser Carlitos para convertirse en el “apretador” Selva como parte de una estrategia electoral en los últimos días de campaña, algo que hasta puede mostrarse como lógico en estas reglas del juego político. Pero, ¿Selva es un tirano como quieren instalar?
Selva tiene defectos como todos y virtudes como pocos, ya que ser intendente de esta ciudad por 10 años le da un obvio superávit en la balanza entre errores y aciertos. Entre los defectos como intendente se le pueden enumerar algunos, pero ¿alguno de ellos es el de “apretar” gente? Creo que no.
Su gestión está bajo la lupa en forma constante y los medios han caído fuertes sobre ella con cuestionamientos duros y hasta exagerados en algún caso. Todo es opinable y eso es lo bueno, y nadie puede inferir que no haya “libertad de expresión” en la ciudad. Es un error recaer en esta postura porque Selva nunca apretó a nadie.
¿La realidad se crea? Sí pero el éxito de esta creación dependerá de los sujetos, es lo que sostienen varios filósofos. Es decir, que Selva sea un tirano tiene que ser una realidad creada por los sujetos y los mercedinos no creen que Selva lo sea. Basta verlo caminar por las calles con total naturalidad y pararse a charlar con cualquier vecino. Selva tiene esa impronta de poder caminar cualquier barrio de la ciudad (hasta los menos afines a su gestión) y nunca recibir un agravio ni una condena social por su forma de ser. Selva se sube al escenario de la Fiesta del Salame ante 20 mil personas y sólo se escuchan aplausos cuando en realidad sería un buen momento para que el individuo convertido en “masa” aprovechara para agraviar a “un supuesto tirano”. Selva para el vecino de Mercedes es Carlitos y eso es insustituible por cualquier titular periodístico. Defectos, virtudes, enemigo o amigo político, todo puede entrar en el “combo Selva” (como el de cualquier dirigente) pero el contacto con la gente en el mano a mano lo define como Carlitos, el del barrio, de la fábrica, del club. Para ellos ese Carlitos nunca puede ser un tirano.
Por eso en estos tiempos electorales son muchas las realidades virtuales que se crean sobre la figura del intendente Selva, pero lo cierto es que van a naufragar aquellos que lo quieran convertir en un “apretador” o “tirano” porque el Carlitos real para la gente es más fuerte que esa realidad que quiere ser impuesta.

COMENTARIOS

Comentarios

Comentar noticia

Web Analytics